Un nuevo ensayo sobre la gestión

Ensayo sobre la gestión!

Definición y naturaleza de la organización:

Para la gestión de algunos asuntos, tanto administrativos como no administrativos, se forma un cuerpo sistemático. En cada esfera de la vida hay algún tipo de organización y, a través de sus actividades, la organización construye su imagen como parte integrante de la sociedad. Por eso en la administración pública la organización tiene una importancia especial.

El término organización se define de diversas maneras y una de esas definiciones es "una organización es una integración altamente racionalizada e impersonal de una gran cantidad de cooperativas de especialistas para lograr algunos objetivos específicos anunciados". Otra definición es, una organización es un sistema de actividades o fuerzas personales conscientemente coordinadas de dos o más personas. EW Banke lo define de una manera diferente. En su opinión, una organización es un sistema continuo de actividades diferenciadas y coordinadas de seres humanos. La organización coordina las actividades humanas a través de la utilización y transformación de capital material humano específico y recursos naturales que se encuentran en un entorno particular.

La organización es, por lo tanto, un cuerpo de personas formadas con cierto propósito específico, cuyo propósito principal es la utilización de los recursos naturales para el beneficio general de la sociedad. Una sociedad realiza esfuerzos continuos para lograr ciertos objetivos reconocidos y esto se hace a través de la formación de la organización. Por lo tanto, la organización es una forma sistemática de cumplir los objetivos codiciados.

En el fondo del análisis anterior podemos mencionar ciertas características de la organización:

(1) La administración pública es una parte importante de la organización. Un estado, cualquiera que sea su tamaño e importancia, no puede ser administrado o administrado sin organización.

(2) En un sistema abierto, el sistema político está abierto a todo el entorno y el impacto del entorno recae invariablemente en el sistema político. La organización, de manera favorable o desfavorable, reacciona ante ella y la administración pública se formula o reformula en consecuencia. Por lo tanto, tanto la administración como la organización tienen partes importantes que desempeñar en un sistema abierto. En el mundo actual (que está globalizado), todos los sistemas políticos forman parte de todo el entorno y, naturalmente, una organización se ha convertido en un factor importante. Junto con ello la gestión ha ganado importancia añadida.

(3) Una característica importante del concepto de organización y gestión es la cooperación y la coordinación son los principios primarios. Una organización está compuesta por seres humanos y, para mejorar y gestionar, debe haber cooperación y coordinación entre todos los miembros de la organización. Esta es una condición previa importante tanto para la organización como para la administración.

(4) Se forma una organización para el propósito específico de la administración. Por lo tanto, si la administración no está a la altura, la utilidad de la organización se enfrenta a un gran signo de interrogación. El propósito de la organización es hacer que la gestión sea exitosa. En general, se mantiene que el grado de progreso o progreso de una sociedad dependerá en gran medida de la organización.

(5) Los administradores públicos y otros expertos opinan que es una aventura infructuosa tratar de descubrir la uniformidad en diferentes organizaciones. Se forman en el fondo de diferentes contextos y fondos. Naturalmente, puede haber diferencias entre diferentes organizaciones y estas diferencias conducen a diferentes parámetros. En otras palabras, las organizaciones no siempre son uniformes en naturaleza y funciones.

(6) La idea de organización puede denominarse un producto de la Revolución Industrial o, más específicamente, el auge y crecimiento del capitalismo en Europa occidental. El desarrollo del capitalismo y toda la administración de la sociedad industrializada requirieron especialistas que llevaron a la creación de una forma organizada o un grupo organizado de personas.

De este modo, el auge del capitalismo condujo finalmente a la creación de los conceptos gemelos: gestión y organización. El marxismo criticó vehementemente al capitalismo y pronosticó audazmente su colapso debido a su contradicción inherente. Pero esta predicción nunca llegó a ser cierta. La consecuencia natural es que el capitalismo se mantuvo y adquirió cada vez más fuerza. Tanto la organización como la administración llegaron a ocupar un lugar central en todas las sociedades modernas. Hoy no podemos imaginarnos de ninguna sociedad sin una organización y gestión.

Toma de decisiones en la organización pública:

En general, hay dos tipos de organizaciones: organizaciones públicas y organizaciones privadas. La toma de decisiones en estos dos tipos de organizaciones es diferente. En primer lugar, discutiremos el proceso de toma de decisiones en las organizaciones públicas. Estas también se llaman las organizaciones gubernamentales. La gestión de estas organizaciones se encuentra bajo el control casi total del gobierno.

El gobierno o las organizaciones públicas se caracterizan por el hecho de que los políticos o los miembros de la legislatura están en la cima de las organizaciones. He analizado esto en otra parte. El punto a destacar aquí es que, dado que los políticos están a la cabeza de las organizaciones, los principales administradores o ejecutivos disfrutan de menos libertad de acción. A veces, o muy a menudo, los administradores principales tienen muy poco margen para participar en el proceso de toma de decisiones.

Las decisiones principales se toman al nivel más alto y los administradores públicos están dirigidos a implementarlas. Este sistema prevalece casi en todas las organizaciones públicas. En general, se considera que, dado que el gobierno es responsable ante el electorado por sus funciones, es una lógica muy simple que los legisladores o políticos intentarán influir en el proceso de formulación de políticas. Nuevamente, el gobierno está obligado legal y moralmente a cumplir las promesas del manifiesto electoral. El punto se puede decir en otras palabras: en las organizaciones públicas hay menos autonomía de gestión y esto es casi universal. Tanto en los países desarrollados de Occidente como en los países en desarrollo se encuentra esta tendencia.

Una característica importante de la gestión de la organización pública es que todo el proceso de gestión está completo. En las organizaciones públicas hay diferentes factores que influyen o controlan la gestión y el más importante es la consideración política. El factor económico también viene en la imagen. Puede haber diferencias de opinión entre los políticos. Los problemas regionales muy a menudo aparecen en la imagen.

El conflicto entre los intereses nacionales y regionales complica el proceso de toma de decisiones. El motivo de las organizaciones públicas es servir al público, pero este motivo se interpreta de diversas maneras y esto complica el funcionamiento de las organizaciones públicas. No es posible que las organizaciones públicas salgan de este laberinto. Las organizaciones privadas generalmente no sienten esto. Las actividades de las organizaciones privadas son, hasta cierto punto, directas e inequívocas.

Se observa que las organizaciones públicas se caracterizan por la participatividad. Un crítico ha hecho el siguiente comentario: "Los tomadores de decisiones en las organizaciones públicas tienden a sobrevivir esporádicamente a través de una serie de reuniones y conversaciones intensas" Sin embargo, en una organización pública, el político es la persona crucial que toma la decisión final. Pero el hecho es que en cualquier organización pública existen numerosos centros que están directa o indirectamente asociados con todo el proceso de toma de decisiones.

Antes de tomar una decisión final, varios departamentos o personas relacionadas con la decisión discuten diversos aspectos de la propuesta. Esto se llama aspecto participativo del proceso de toma de decisiones. Se ha encontrado, o generalmente se encuentra, que se lleva a cabo una intensa discusión sobre los intercambios de opinión liberales en todas las organizaciones públicas. Ninguna organización pública está libre de este fenómeno.

El proceso de toma de decisiones en las organizaciones públicas es lento y, por esa razón, requiere mucho tiempo. Generalmente, en una organización privada, la función de toma de decisiones tiene lugar en un solo centro o por una sola persona. Las conversaciones entre diferentes personas o el intercambio de opiniones o consultas con otras agencias generalmente no tienen lugar. A una o muy pocas personas se les confía la tarea de llegar a una decisión. Pero el proceso de organización pública nos ofrece una imagen diferente. Ya he señalado que en una organización pública ninguna persona está facultada para tomar una decisión.

Naturalmente, la discusión entre varias personas o varios departamentos es un proceso que requiere mucho tiempo. Debido a esto, la toma de decisiones en la organización pública es más lenta. También hay otro aspecto interesante de la organización pública. La autoridad no quiere correr ningún riesgo y, por ese motivo, es cauta. Si alguna organización pública incurre en pérdida, tendrá que dar una explicación. Una organización pública es administrada por dinero público y esto lo hace responsable ante el público en general. Esta es la causa raíz del lento proceso de funcionamiento de cualquier organización pública.

Otra causa del lento proceso de funcionamiento de la organización pública es el sistema de consulta. Dado que ningún departamento en particular está autorizado para tomar una decisión final, cada departamento está obligado a intercambiar opiniones con otros departamentos. Esto significa que el intercambio de opiniones o consultas "es una necesidad" para tomar o tomar una decisión. Esta es la razón principal de la demora en tomar una decisión. La consulta se lleva a cabo entre varias personas y este es un proceso estatutario.

La precaución es otra característica de la organización pública. Se ha encontrado que los principales administradores de las organizaciones gubernamentales proceden con cautela en el proceso de toma de decisiones. Una organización pública siempre está guiada por leyes promulgadas por la legislatura y, aparte de esto, hay políticos o miembros de la legislatura que controlan la formulación de políticas y las actividades de la organización. Ante estas personas, la voz de los administradores es débil.

Por lo tanto, un administrador público no parece ser audaz al tomar una decisión. Los legisladores o los ministros no gozan de libertad ilimitada en todo el proceso de toma de decisiones porque también son responsables ante el electorado. Tomando todos los aspectos del proceso, humildemente concluimos que la cautela es un aspecto vital de todas las organizaciones públicas.

Citemos algunas líneas de Nicholas Henry: “Un estudio exhaustivo que comparó a ejecutivos y gerentes públicos y privados encontró que las organizaciones públicas tenían menos probabilidades de asumir riesgos que las privadas, independientemente de la misión de la organización. Los gerentes de las organizaciones públicas no tienen el coraje adecuado para tomar una decisión audaz.

Por supuesto, esto no puede ser tratado como una derrota de los gerentes de las organizaciones públicas. Hay varios hombres poderosos sobre la cabeza de un alto ejecutivo de una organización pública ".

Henry concluye lo siguiente:

“La toma de decisiones en el sector público parece estar marcada por mayores niveles de restricción, complejidad, consulta, desunión e intensidad que en el sector privado. Las metas son más turbias y el proceso de decisión puede ser más lento ". No obstante, el éxito de la organización pública es bastante notable.

Tácticas de Administración:

Un gran número de académicos ha investigado a fondo el funcionamiento de las organizaciones públicas y su estudio revela que estos organismos generalmente siguen ciertas tácticas en el proceso de gestión. Estos se pueden indicar brevemente de la siguiente manera. Una de esas tácticas es la persuasión. En opinión de muchos, los ejecutivos muy a menudo adoptan la política de persuasión.

Siempre intentan perseguir a las partes o personas asociadas con la organización para seguir la decisión de la autoridad superior. Se evita la fuerza o la coerción. En la experiencia se ha encontrado que en muchos casos el método persuasivo funciona como magia. Pero al aplicar el método de persuasión, se debe adoptar suficiente cautela. Las personas encargadas de aplicar la persuasión deben tener suficiente experiencia y capacidad. En casi todos los países, la persuasión es considerada como una táctica muy importante.

Hay otra táctica que se llama edicto. Edicto significa una orden o proclamación oficial. Esta táctica es directa. La autoridad tiene el poder de obligar a las distintas ramas de la organización a seguir la orden o adoptar la decisión de la autoridad. La autoridad simplemente establece que la orden debe llevarse a cabo a cualquier costo.

La aplicación de un edicto implica que la autoridad tiene suficiente poder y, en cualquier caso de no cooperación, la autoridad puede aplicar la fuerza como persuasión. El edicto no es un método muy común. Se sospecha que el edicto puede crear consecuencias adversas. Por este motivo los administradores públicos generalmente evitan la táctica de decreto. Muchas personas sugieren que el administrador de la organización pública debería evitar esto.

Evaluación de tácticas:

La táctica más utilizada y popular es la persuasión. En este método no hay un ámbito de aplicación de las medidas coercitivas y, por este motivo, la persuasión en el sector empresarial es muy popular. En la mayor parte de la organización se adopta esta táctica. Considerando que, el edicto no es popular en absoluto. La autoridad a veces duda en adoptar un decreto. Su aplicación requiere que el alto ejecutivo tenga suficiente poder a su disposición. Visto desde este ángulo, se puede decir que la persuasión es un método mejor que el edicto. Edict también crea una reacción adversa en la mente de los miembros de la organización.

Como táctica, la participación ocupa un lugar importante en la gestión de la organización. Pero los expertos opinan que esta táctica tiene varias formas. Por ejemplo, la participación puede asumir la forma de token o participación nominal. Las personas interesadas no están interesadas en la gestión cotidiana de la organización. No les gusta entrar en los detalles de las organizaciones. Pero la participación puede ser integral.

Naturalmente, la participación no siempre afecta la gestión diaria de la organización. Sin embargo, la participación se considera un método democrático y la democracia exige que la autoridad de una organización tenga un amplio margen de participación. En algunos temas cruciales o en temas de importancia nacional, la participación integral es muy a menudo deseada.

En la gestión de la organización, la intervención de los altos ejecutivos es común y muchos han afirmado que es una táctica muy exitosa. Al explicar la naturaleza de la intervención, un crítico dijo que los gerentes a menudo recurren a la intervención con el propósito de implementar una política o una decisión importante. En este sentido, el propósito del gerente tendrá prioridad y no está obligado a consultar a nadie. Por supuesto, el alto ejecutivo debe tener poder.

Nuevamente, se ha encontrado que generalmente el político o el miembro de la legislatura generalmente toma el curso de la intervención. Aquí citamos una observación muy pertinente de una persona eminente: “La intervención es el enfoque más exitoso y el que se usa con menos frecuencia y parece funcionar de manera efectiva independientemente de la situación. La intervención a veces parece inevitable. Cuando la autoridad encuentra que la acción inmediata exige y, en ese caso, se mantienen a un lado las normas democráticas o la participación ".

Opinamos que en el vasto campo de la gestión de la organización nunca se sugiere ninguna táctica. La aplicación de una táctica depende de la situación. Un ejecutivo capaz y eficiente considera varios problemas simultáneamente y, de todos estos, el interés de la organización siempre tiene prioridad. Naturalmente, no existe una regla estricta y rápida sobre la elección o aplicación de un método.

Un gerente siempre quiere una administración efectiva y, teniendo esto en cuenta, procede. En general, se dice que, en la administración pública, los altos ejecutivos apenas gozan de suficiente libertad. Pero esta observación general no es del todo correcta. En algunos casos, los altos ejecutivos disfrutan de suficiente libertad y suficiente poder. Como estos hombres están calificados y tienen experiencia, los ministros o los políticos generalmente no interfieren con las funciones de estas personas. Este es el cuadro general de la gestión de la organización pública.

Sociedad, cambio y organización:

Todos los aspectos de la sociedad son flexibles. La regla y el método de administración o administración de hoy pueden resultar irrelevantes en el futuro, y siempre debe ser el principio de todas las organizaciones adaptarse a todos los tipos de cambio. Si las organizaciones no aceptan el cambio, su supervivencia se enfrentará a un gran signo de interrogación.

Las personas que administran la organización deben admitir este fenómeno básico y deben proceder en consecuencia. Cabe señalar aquí que los cambios en el entorno como un todo y los cambios organizativos en otras esferas deben tenerse muy en cuenta.

Los cambios que generalmente afectan a una organización son múltiples, pero por razones de conveniencia, se pueden clasificar de la siguiente manera:

(1) Puede haber cambios tecnológicos. Tanto la ciencia como la tecnología están cambiando rápidamente y las organizaciones están influenciadas por estos cambios. Si alguna organización no responde a los cambios, lo más probable es que los objetivos queden sin cumplir. La muerte de la organización sonará. Los grandes administradores públicos, por esta razón, mantienen suficiente espacio en el cuerpo de administración para adaptarse a los cambios. Se ha observado que la naturaleza y la categoría del cambio tecnológico no pueden predecirse adecuadamente. Pero los ejecutivos deben ser personas con experiencia y su capacidad de gestión debe ser de alto nivel. Estas personas pueden utilizar adecuadamente los cambios tecnológicos para el mejoramiento de la organización.

(2) Los cambios pueden tener lugar en el medio ambiente. Esto es muy común en el sistema mundial actual. Las sociedades modernas son abiertas y no cerradas. En los años cincuenta del siglo pasado, David Easton analizó detalladamente el concepto y un buen número de científicos políticos se manifestaron en apoyo de Easton. Hoy se admite en todas las manos que toda sociedad moderna e industrializada está abierta. La simple implicación es que todas las sociedades están influenciadas por factores externos o el entorno y este último también influye en la sociedad.

Cuando surgen algunos cambios radicales e importantes en el entorno, su impacto cae sobre la sociedad y esta última debe actuar en consecuencia. En otras palabras, la organización debe acomodar los cambios. Easton lo ha explicado en su Sistema Político y en otras obras. En otras palabras, hay acción y reacción entre la organización y el entorno. Este es un concepto básico y todos los administradores públicos deben tenerlo en cuenta al elaborar o formular políticas.

(3) Adoptar o aplicar los cambios tecnológicos y ambientales no es el tema más importante. Un tema más importante es estimar el impacto de varios cambios en la mente, las perspectivas y las actividades de las personas. Es porque una organización está destinada principalmente para el beneficio general de las personas. Si el cambio en el entorno y la acción consecuente del ejecutivo no satisfacen a las personas o no satisfacen las demandas básicas de los hombres, la acción de la organización en respuesta al cambio parecerá infructuosa, por lo que la mentalidad de las personas con respecto a los cambios en la tecnología y el medio ambiente es de primera consideración. Los ejecutivos deben tomar esta situación en consideración activa. Pero es lamentable que la autoridad a veces descuide la actitud de las personas hacia los cambios y la perspectiva de las organizaciones se resienta.

Relación entre Organizaciones:

En nuestro análisis de los problemas de las organizaciones, hemos visto que la administración de todos los tipos de sociedad, junto con la organización, enfrenta numerosos problemas. Los problemas surgen debido al cambio de tecnología, la influencia inevitable del ambiente en la sociedad, el cambio en la forma y la perspectiva de las personas. Todo esto afecta tanto a la organización como a la administración. El principio administrativo de hoy puede ser bastante irrelevante en el futuro. Teniendo esto en cuenta los administradores formulan políticas.

Hay otros aspectos de la gestión de la organización. Por ejemplo, en un estado federal, las funciones gubernamentales se dividen constitucionalmente en niveles centrales y estatales. Si bien las áreas y funciones están demarcadas constitucionalmente, el interés general del público y el desarrollo del cuerpo político no se pueden demarcar. En otras palabras, la administración es un todo completo, así como el desarrollo de toda la sociedad.

Otro punto a destacar aquí. En cualquier estado —federal o unitario— hay un gran número de organizaciones que participan en diversas actividades. Los administradores públicos han visto que existe una estrecha relación entre varias organizaciones. Los académicos lo han llamado relación interorganizacional. Es mejor decir que en cualquier sistema político existe una familia de organizaciones.

Para comprender las funciones naturales y otros aspectos de la organización, la familia de organizaciones debe ser analizada. Esto se debe principalmente al hecho de que, aunque existen diferencias claras en las funciones y la estructura de las organizaciones, todas las organizaciones están relacionadas entre sí. Por eso hablamos de familia de organizaciones.

El concepto de familia de organizaciones ha ganado un significado especial debido al hecho de que en cada estado el poder y la administración están descentralizados al nivel de base. Esta es la demanda legítima de la democracia. El impacto de la descentralización o la demanda legítima de la democracia recae sobre la creación de numerosas organizaciones.

La multiplicación de la organización crea un nuevo concepto: la relación interorganizacional. Tanto en el estado federal como en el unitario, los poderes y las funciones están descentralizados de tal manera que garanticen tanto el desarrollo de la sociedad como la participación a gran escala o máxima de las personas. Es la participación de personas que ayudan al logro de los objetivos designados.

En la administración pública, la relación interorganizacional es un concepto muy importante. La constitución divide el poder entre los niveles centrales y estatales. Nuevamente, en cada estado, existen niveles regionales como corporaciones, municipios y panchayat. Pero todas estas diversas formas de organizaciones o niveles de administración están estrechamente relacionados. Existen principios constitucionales y administrativos que guían y controlan las funciones y la administración de todos los organismos u organizaciones.

Al igual que las funciones de gobierno, las funciones de todas las organizaciones no son del mismo tipo. Hay algunos organismos que cumplen funciones únicamente judiciales. Las funciones de los órganos administrativos son garantizar una administración fluida. También hay organizaciones legislativas. Puede haber una superposición de funciones, pero las organizaciones están separadas. Las organizaciones se caracterizan por la cooperación y el conflicto. En cualquier sistema político hay un gran número de organizaciones y en la experiencia se ha encontrado que tanto la cooperación como el conflicto se encuentran entre todos ellos.

Las funciones y áreas de jurisdicción de todas las organizaciones no son uniformes. Naturalmente, es probable que surjan conflictos, pero los conflictos nunca son una característica de la organización del estado. Dado que los objetivos de todas las organizaciones son más o menos similares, el alcance de la cooperación entra en escena. Todas las organizaciones intentan satisfacer al principio las necesidades básicas de las personas de la sociedad y luego la elevación general de las personas.

Dado que las áreas de acción son diferentes, pueden surgir conflictos o diferencias de opinión. Pero el propósito de cada administración es limitar el alcance o área de conflicto. En un sistema político, no hay una o incluso pocas organizaciones, sino una gran cantidad de organizaciones, y en general se dice que todas ellas forman una familia de organizaciones. Naturalmente, la cooperación se convierte en el verdadero problema.

Muchos administradores públicos opinan que la existencia de un conflicto no puede minimizarse. No solo cada organización tiene su propia jurisdicción o área de acción, sino que también tiene su propia filosofía. Naturalmente, el conflicto entre diferentes organizaciones que tienen una perspectiva y una filosofía separadas es inevitable. El máximo ejecutivo o jefe de la gerencia tiene su propia filosofía o perspectiva y tratará de implementar su propia perspectiva en la práctica, lo que puede crear una atmósfera de conflicto. Pero esto no debe ser exagerado porque todos los conflictos, de una forma u otra, se resuelven.

Peter Self ha arrojado luz sobre el tema de la cooperación y el conflicto desde un punto de vista separado. Él dice: “Una agencia administrativa no es simplemente un instrumento compatible para la implementación de objetivos políticos. Genera su propia interpretación de esos objetivos. Todos los interesados ​​en la administración pública dan testimonio de la realidad de la agencia o de la filosofía departamental ... La filosofía departamental parece extenderse por ósmosis entre los participantes y producir una especie de personalidad colectiva "Peter Self no menciona directamente el conflicto entre las diversas organizaciones.

Pero su énfasis en la "filosofía departamental" arroja amplia luz sobre el tema del conflicto. El único objetivo de la organización de la administración pública no es implementar los objetivos que son manifiestamente de naturaleza política. La organización construye su propia filosofía y hace que el corazón y el alma intenten traducir esa filosofía en realidad. Este tipo de intento por parte de la organización crea una atmósfera segura de conflicto.

Peter Self también señala que en los últimos años, específicamente a partir de la década de 1970, ha surgido un tipo peculiar de conflicto en la gestión de la organización y este conflicto se debe principalmente a la aparición de un nuevo problema: la burocracia frente a la tecnocracia. Desde los días de la burocracia de Max Weber se ha convertido en la característica dominante de la administración pública. Pero el crecimiento sin precedentes de la tecnología y su importancia en la gestión de las administraciones públicas ha creado una atmósfera de conflicto entre burócratas y tecnócratas.

Sobre este tema, Peter Self hace el siguiente comentario:

“En términos de métodos de trabajo, se puede hacer una distinción entre el tipo de agencia más burocrática y la más tecnocrática. El trabajo de los primeros se rige estrechamente por las leyes y normas y se refiere generalmente al cumplimiento de las regulaciones o a las disposiciones de servicios de naturaleza bastante estandarizada. La uniformidad y la imparcialidad son requisitos, la discreción es muy limitada y, si se guía por reglas detalladas, no por juicio profesional o técnico. El trabajo de este último tipo de agencia se refiere a servicios y tareas más flexibles que requieren un grado considerable de discreción profesional o científica ”.

Ha afirmado firmemente que para la gestión de cualquier organización moderna son indispensables los servicios de burócratas y tecnócratas. Hace algunos años prevaleció una especie de controversia innecesaria entre el papel exacto de burócratas y tecnócratas. Hoy en día, esta controversia desapareció y se cree que ambos son indispensables para la gestión adecuada de una organización.

Los burócratas se guían por las normas y regulaciones promulgadas por la legislatura, mientras que los tecnócratas siempre dan máxima prioridad al conocimiento científico y tecnicismos. El propósito de ambos es garantizar la correcta gestión de la organización. Aunque ambos dan prioridad a la filosofía o propósito y la naturaleza independiente de la organización; debido a varios factores, la diferencia de opinión entre los dos grupos de personas generalmente surge. El máximo ejecutivo interfiere y, por el bien de una mejor gestión de la organización, se resuelve la controversia.

Otras formas de relación:

Desde los días de Montesquieu, la separación de poderes ha sido un principio dominante de la ciencia política. Desde el punto de vista práctico, la constitución de EE. UU. Lo ha adoptado como su principio rector. La aplicación estricta de la separación de poderes no se encuentra en ningún sistema político, pero su existencia en forma de miniatura se encuentra en la mayoría de los sistemas políticos. Su idea central es para una mejor gestión de las funciones gubernamentales.

Las funciones principales del gobierno (legislativo, ejecutivo y judicial) se distribuyen entre tres grupos de personas o tres organizaciones separadas. En qué medida la separación de poderes ha sido capaz de garantizar un funcionamiento adecuado y satisfactorio del gobierno es un tema cuestionable. Pero el mero hecho es que la autoridad de cada sistema político lo adopta y la consecuencia está en todas partes donde hay estas organizaciones: la legislatura, el ejecutivo y el poder judicial. Ernest Barker dice: "Si la separación de poderes significa una distinción de modos de acción, también significa, en cualquier sistema moderno de gobierno, algún tipo de distinción de órganos de gobierno".

Pero la aplicación del principio a veces complica la administración. Allí surge el conflicto entre las tres ramas diferentes. Cada rama quiere controlar a la otra. A veces un órgano reclama superioridad sobre el otro. Esta es una fuente potencial de conflicto entre tres ramas. Este conflicto, sin embargo, no crea ningún callejón sin salida. En todos los sistemas políticos modernos hay una constitución escrita que es el principio rector para todos, y esto limita el alcance de la controversia.

Barker concluye: "Cuanto más complicado se vuelve el gobierno, y cuanto mayor es el servicio que debe prestar, mayor es la tendencia hacia una unidad de operación, y más tiende a proceder cada órgano de gobierno en más de un modo de acción" El punto a tener en cuenta es que la naturaleza de la gestión de una organización depende de la naturaleza de las funciones.

Si las funciones son simples, la gestión también es simple. Cuando el desarrollo de la ciencia y la tecnología no estaba en la forma y el estado actuales, la gestión de la organización era simple. Pero el crecimiento de la tecnología, la ciencia y la aparición de otros factores han cambiado drásticamente la naturaleza de las funciones de todos los principales tipos de organización.

Peter Auto-analiza la gestión de la organización desde una perspectiva interesante y diferente. Él lo llama "duplicación funcional y conflicto de políticas". En la práctica, encontramos que ambas o diferentes organizaciones generalmente no realizan funciones idénticas o iguales. Pero ambas organizaciones realizan, hasta cierto punto, funciones similares. Esta similitud de funciones da lugar a conflictos entre diferentes organizaciones.

Peter Self expresa el asunto con estas palabras: "Se puede decir que la duplicación surge cuando dos o más agencias brindan servicios muy similares para públicos muy similares, realizan actividades que se superponen en términos de sus requisitos técnicos y profesionales". En otras palabras, en todos los sistemas políticos, varias organizaciones prestan servicios al público y, aunque estos servicios no son idénticos, no son diametralmente opuestos y, debido a esto, las organizaciones se relacionan entre sí.

Debido a la similitud en las funciones de varias organizaciones, existe competencia y conflicto entre las organizaciones. Se ha encontrado que varias organizaciones producen los mismos artículos alimenticios como galletas o galletas o leche y productos lácteos. Las marcas de estos productos no siempre son iguales. La naturaleza del producto no es la misma. Pero todos ellos sirven el mismo propósito. Esto puede denominarse duplicador funcional. Este mismo aspecto creará una situación de competencia y conflicto.

Cada fabricante u organización intenta alcanzar el mayor número de consumidores. Esto crea una atmósfera de competencia y conflicto. El primero es saludable y deseable, pero el segundo a veces crea una atmósfera de animosidad. Esto es, sin duda, indeseable. Pero esto es inevitable en la situación de duplicación funcional. Es absolutamente impráctico pensar que en una sociedad moderna todas las organizaciones fabricarán artículos bastante diferentes.

La duplicación funcional es una causa importante de conflicto entre varias organizaciones. Pero Peter Self llama nuestra atención hacia otro tipo de conflicto y esto surge de un conflicto político.

Él ha expresado su punto de vista en estas palabras:

“El conflicto surge del desacuerdo entre las agencias sobre la acción deseable que debe tomarse en relación con algún asunto de interés mutuo. Una causa básica es la frecuente inconsistencia o vaguedad de los objetivos de las políticas públicas. Cuando diferentes organizaciones adoptan diferentes políticas o siguen diferentes principios, es probable que surja un conflicto. Se dice que las diferencias pueden deberse a razones ideológicas. En muchos, las organizaciones modernas del sistema político se construyen sobre la base de la ideología y comienzan a propagar la ideología. But since different organisations have their own ideology conflict is sure to arise.”

But Peter Self feels that in most of the modern organisations different politics are pursued and this is a potential cause of conflict.

Client and process principles have very often motivated the operation of organisations. Peter Self writes “functional organisations can be pictured as controlled by a blend of the clients and process principles. The client principle often appears to dominate in the sense that work is subdivided according to increasing by specialised definitions of the needs of clients. For example, welfare services have been subdivided to cater for a growing list of handicapped or deprived groups”.

In every society there are various types of handicapped persons and the authority of welfare state sometimes break rules or form new norms to serve these persons. This sometimes creates dissensions in mind of few persons. But the government overlooks this. This creation of client-oriented services sometimes creates problems. It is because for this purpose specialisation and professionalism are to be assured. But Peter Self feels that this cannot be easily done. It has been found that the needs of clients are of peculiar form and, in order to meet these needs, special arrangements are required to be made.

Peter Self has explained the process principle in the following words:

“An increasing use of skills and processes which contribute only indirectly to the final service or output is usually seen as an extension of the process principle”.

The organisation at the very outset decides the requirement of a society and after that it proceeds to create services. Functional specialisation plays a very important role. New techniques are followed, processes are modernised and, in this way, every modern organisation functions.

In the field of functioning we come across several factors. For example, when an organisation is client-oriented there are several subdivisions in the process of function or management. Experience tells us that client and process oriented principles play important role in the management of organisations. Sometimes area principle policy is followed. “The area principle enters in discussion mainly as a competing interpretation of the needs of clients”. To sum up, the whole process of the management of organisation is highly complex and we cannot set up fixed principles for any meaningful management.